3 Claves Para Aprovechar Mejor el Dinero de tu Préstamo

3 Claves Para Aprovechar Mejor el Dinero de tu Préstamo



Las deudas son un arma de doble filo, hay que aceptarlo. Puede que nos saquen de un apuro financiero o que sean ese impulso que necesitábamos para echar a andar nuestro negocio, pero también tienen el potencial de traernos muchos dolores de cabeza si no sabemos hacer buen uso de ellas.

Las deudas son compromisos que adquirimos y que no podemos descuidar porque normalmente vienen con intereses que prácticamente nos pueden comer vivos financieramente hablando. Pero si tú eres inteligente y al pedir un crédito pones en práctica alguna de estas recomendaciones de Gananci, seguramente pensarás que tomar ese crédito/ fue una de las mejores decisiones que pudiste haber tomado en tu vida.

Si tú estás pensando adquirir algún compromiso, léase deuda, préstamo o crédito, pero tienes ciertas dudas acerca de si hacerlo o no, a continuación encontrarás algunas claves para que cuando adquieras el dinero que habías estado esperando, este no se vaya como agua entre los dedos.

Lo Primero de lo que Debes Estar Consciente es de la Responsabilidad que Estás Tomando:

-No solo se trata de una responsabilidad legal, sino una moral que, en caso de no subsanar, será algo que te perseguirá por el resto de tus días. Sí existe algo como una lista de morosos, no se trata de una leyenda urbana financiera, lo que nos lleva al segundo punto,

-Si no subsanas tus deudas, esto no se quedará en secreto. Dicha información será de dominio público entre instituciones bancarias y financieras, lo que te hará prácticamente imposible poder conseguir nuevos créditos, fianzas, entre otros hasta que no pongas al día tu situación.

-Depende del crédito/préstamos que tomes, mientras más rápido lo pagues menores serán tus intereses, por lo que una vez lo tengas, tu prioridad debe ser pagarlo, para que no termines cancelando demasiados intereses, que en muchos casos pueden ser la parte más pesada de la deuda.

-Cada deuda que adquieres es un riesgo que tomas, ya que puedes pensar pagarla, pero no tienes la certeza absoluta acerca de cómo los hechos puedan desarrollarte en el futuro, así que no es una decisión que pueda ser tomada de la noche a la mañana.

Lo más recomendable es consultarla no solo con la almohada, sino contrastarla con variables factibles que te den más tranquilidad y seguridad al respecto

Ahora que ya tienes los puntos anteriores claros, pasemos a lo siguiente para que realmente valga la pena el riesgo que has decidido tomar:




1.- Ten objetivos establecidos: no pidas un préstamo (o aceptes uno) si no tienes objetivos claros acerca de lo que harás con él. Los bancos tienen como práctica común enviar tarjetas de crédito a personas sin que estas lo hayan pedido, también pasa con otro tipo de préstamos, así que si quieres utilizar bien este dinero dispón de un plan de acción que contemple objetivos claros para que puedas hacer que crezca.

Lo mejor que puedes hacer es invertir ese dinero en un negocio rentable para que se multiplique y se pague a sí mismo. Si no tienes objetivos claros, lo más sabio que puedes hacer es trazártelos antes de empezar a gastar el dinero.

En caso de que no los consigas, no uses un crédito para gastar en nimiedades, cosas que no sean absolutamente prescindibles o que no se paguen a sí mismas, porque estarás entrando en una deuda que no le estará aportando nada bueno a tu salud financiera.

2.- Apóyate en un Experto Externo: para que te rinda más el dinero de tu préstamo y que no te afecte negativamente a la larga, una de las mejores cosas que puedes hacer es acudir a un experto que no tenga que ver con el lugar donde estás solicitando el crédito. Puede ser tu contador, el de tu negocio o alguna persona en la que confíes -que sepa de estos temas-

Así puedes hacer una evaluación completa acerca de tu situación, evaluar los pros y los contras y claro, tomar una decisión totalmente acertada al evaluar tus opciones. Los bancos e instituciones que otorgan este tipo de préstamos normalmente tienen más de una sola opción para aquellos que necesiten el apoyo, así que no te conformes con la primera que te presenten, sino evalúa varias.

3.- No te Salgas del plan: muchas personas al ver que se les ha otorgado un préstamo y notan la cantidad de dinero extra en sus manos, empiezan a darse concesiones que terminan convirtiéndose en problemas.

Estas concesiones pueden ser ciertos lujos o derroche, que no estaban contemplados en su presupuesto y terminan descompletando el dinero para sus objetivos principales. Para que el dinero que adquieres gracias a un préstamo o crédito pueda rendirte mucho más debes tratarlo con sumo cuidado y disciplina. Mientras más disciplina tengas contigo mismo, mayor será la utilidad que podrás sacarle.

Autor: Edith Gómez

Editora de Gananci.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*